Los 42k de la Zurich Marató Barcelona son un museo al aire libre gracias, en buena parte, al Modernismo, corriente artística que inundó las calles de Barcelona a finales del siglo XIX y principios del XX. Bajo el liderazgo de Antoni Gaudí, que concibió la arquitectura como una obra de arte total, algunos edificios emblemáticos de la Ciudad Condal son Patrimonio Mundial y fuente de inspiración y admiración. Te proponemos correr la ruta modernista en la Zurich Marató Barcelona.

 

MNAC y Antiga Fàbrica Casaramona. Km. 0 y 42

En el majestuoso Palau Nacional de Montjuïc, que forma parte de la foto de salida, se encuentra el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), el museo barcelonés del modernismo por excelencia, con pinturas, esculturas y artes decorativas muy significativas de esta corriente artística. Muy cerca está la antigua fábrica textil Casaramona, obra de Josep Puig i Cadafalch, se le conoce hoy como CaixaForum y alberga exposiciones.

MNAC

 

Mercat d’Hostafrancs. Km. 1

Se construyó en 1888 dentro del plan de mercados de la ciudad de Barcelona en estilo modernista y realizado con hierro forjado. Fue diseñado por el mismo ingeniero que construyó el Mercat de Sant Antoni, Antoni Rovira i Trías.  Y cruzando la calle está la sede del distrito de Sants-Montjuïc, que destaca por sus vidrieras. Ambos descansan, por cierto, en la calle comercial más grande de Europa.

Mercat d’Hostafrancs

 

Casa Lleó i Morera. Km. 10

En la conocida como ‘Manzana’ de la Discordia, se encuentran los tres siguientes edificios, por lo que si no vas a por marca puedes bajar el ritmo y disfrutar de las vistas. El primero desborda elegancia. En su azotea está el templete, una cúpula sostenida por un conjunto de columnas. Durante la Guerra Civil fue usado como nido de ametralladoras. Representa la belleza los detalles. En ella trabajaron una cuarentena de los mejores artesanos de la época, siguiendo las órdenes de Lluís Domènech i Montaner.

 

Casa Amatller. Km. 10

Justo antes de llegar a la Casa Batlló encontramos la Casa Amatller, una obra encargada por el chocolatero Antoni Amatller a Josep Puig i Cadafalch, que hace una particular reinterpretación del estilo gótico. La fachada es una magnífica composición colorista. La cabecera escalonada en la parte superior recuerda la forma de una clásica tableta de chocolate y es uno de los rasgos más característicos del edificio.

Casa Amatller y Casa Batlló

 

Casa Batlló. Km. 10

Antoni Gaudí dio rienda suelta a su imaginación. Se inspira en la naturaleza en una obra maestra de forma, color y luz. El tejado tiene forma de lomo de animal con unas grandes escamas tornasoladas. Coronan el conjunto piezas esféricas de grandes dimensiones que parecen crestas y evocan la figura de un dragón. Para muchos, Gaudí quiso representar la leyenda de Sant Jordi, patrón de Cataluña, matando al dragón.

 

La Pedrera. Km. 11

Solo hay que dirigir la vista hacia la izquierda en la confluencia de Mallorca con Passeig de Gracia. Una calle más arriba, en Provença, se alza majestuosa esta obra de Gaudí. Su nombre oficial es Casa Milà, pero se le conoce más como La Pedrera, refiriéndose al tipo de piedra, blanco cremoso, que provenía de las canteras del Garraf y Vilafranca del Penedès. En la azotea hay un conjunto de 7 chimeneas que escenifican las cabezas de 7 guerreros mitológicos que vigilan la ciudad.

La Pedrera

 

Sagrada Familia. Km. 13

Icono de Barcelona por excelencia. La Basílica Expiatoria de la Sagrada Família (así es su nombre completo) es, posiblemente, el monumento inacabado más visitado del mundo. Su construcción comenzó en 1882 y es la obra más emblemática de Antoni Gaudí. Está previsto que se acabe en 2026, coincidiendo con el centenario de la muerte del gran maestro modernista.

Sagrada Familia

 

Parc de la Ciutadella. Km. 35

Un gran espacio verde con gran diversidad de elementos (museos, lago, cascada, vegetación centenaria, esculturas…). Un joven Antoni Gaudí participó en la construcción de la fuente, coronada por una escultura de hierro forjado. Fue el primero de los actuales parques de la ciudad que se diseñó específicamente como espacio público. Los alrededores de la Ciutadella albergan la salida y llegada de la eDreams Mitja Marató de Barcelona.

 

Arc de Triomf. Km. 36

Será gratificante pasar por debajo, a modo de triunfo, cuando ya se ‘huele’ la meta a pocos kilómetros. Construido por Josep Vilaseca i Casanovas para la Exposición Universal de Barcelona (1888), tanto el arco como la Avinguda Lluís Companys se inspiran en los Campos Elíseos de París, pero con un marcado estilo modernista catalán.

 

Casa Pascual i Pons. Km. 37

Tocando a Plaza Catalunya, llegando desde la Ronda de Sant Pere, encontramos esta obra de Enric Sagnier i Villavecchia. Destacan sus cristaleras -visibles desde el exterior-, en las que se representan personajes medievales, la escalera con ornamentos escultóricos y lámparas de hierro y vidrio, y unas nobles chimeneas de madera.

 

Palau de la Música Catalana. Km. 37

Poco después de dejar atrás Plaza Urquinaona, bajando por Via Laietana, en un tramo muy favorable, hay que girar la cabeza a la izquierda para ver esta obra de arte total de Domènech i Montaner, que combina escultura, ebanistería, marquetería, cristalería, mosaico y cerámica. En la fachada destaca el conjunto escultórico de la alegoría de la música popular y su sala de conciertos se sigue usando con éxito.

 

Mercat de Sant Antoni. Km. 40

Después de una década de reformas, vuelve a lucir -manteniendo sus rasgos esenciales y su imagen externa- para ser testigo de los dos últimos kilómetros del maratón barcelonés. El histórico mercado modernista forma parte de la vida de muchos barceloneses, que se han congregado allí cambiando cromos o comprando objetos antiguos.

Mercat de Sant Antoni

 

 

 

 

 

 

 

This post is also available in: English (Inglés) Català (Catalán)