Jordi Fernández (54 años) y Xavi Nadal (49) celebrarán el próximo 10 de marzo de 2019 unas bodas de plata muy especiales. Lo harán corriendo la Marató de Barcelona por 25ª vez consecutiva.

¿Qué significa para ti participar en 25 maratones de Barcelona seguidos?
Jordi Fernández: Para mí es una ilusión especial porque demuestra de alguna manera que mi salud física y mental se mantiene fuerte después de un cuarto de siglo. Estamos en tiempos de cambios y de vivir muchas experiencias diferentes. En mi caso parece ser que no, pues disfruto corriendo maratones y, más, en mi ciudad natal. Desde pequeño acudía como espectador y siempre me decía que “algún año la correré”. Y mira, ya llevo 25 seguidas y con ganas de muchas más mientras mi cuerpo me lo permita.
Xavi Nadal: Es un orgullo y una tradición para a mí correr 25 ediciones de la Marató Barcelona. Después de tantos años es la gran cita atlética del año y la gran carrera de la ciudad. He visto su evolución desde mi debut en 1989 y después de casi 30 años ha crecido en todos los sentidos y nos hemos hecho mayores juntos.

Cada maratón te deja una experiencia, ¿Cuál ha sido la más difícil para ti?
JF: Creo que mi debut en la maratón de Barcelona en 1994 me dejó un sabor agridulce por la ilusión del debut, pero el post maratón fue muy duro porque no podía bajar las escaleras ni dormir la siguiente noche debido al dolor de piernas, pues cada vez que me movía, me despertaba. Todo ello fue debido a la inconsciencia de no saber correr e ir de “la maratón del Corte Inglés” a la maratón de verdad y haciendo tiradas de 40-50 minutos como máximo.
XN: La del 1992 sobre el circuito en el que meses después se correrían los Juegos Olímpicos de Barcelona, donde sufrí un golpe de calor. El clima fue canicular y la subida al Estadi ya se me hizo agónica desde la Plaza España. Necesité asistencia de la Creu Roja en el Estadi por un posible golpe de calor i deshidratación severa.

¿Y la más fácil?
JF: Destaco las que he hecho ayudando a amigos a conseguir su objetivo, pues vas a un ritmo inferior al tuyo que provoca que disfrutes mucho más de lo que es un maratón. El hecho de cuidar, de mimar, de facilitar el avituallamiento, de animar, de tapar el aire…da un punto de solidaridad y compañerismo bestial. Tengo varios ejemplos como con mi amigo Òscar en la Marató de Barcelona ’18, en donde conseguimos hacer 3h20 o con Nico en Rotterdam, donde hicimos 3h35.
XN: La más fácil ninguna, pero sí que la más agradecida fue la del 94, que mejorando el sistema de entrenamiento y con la experiencia de cinco maratones bajé por primera vez de 3 horas con 2:48 en el antiguo circuito de Mataró a Barcelona y con la meta arriba l’Estadi de Montjuïc.

¿Cómo definirías la Marató de Barcelona?
JF: La definiría como la maratón mediterránea por excelencia, por su clima, por su luz, por su animación y por su recorrido emblemático y turístico.
XN: La carrera por excelencia de la ciudad y seguramente de Catalunya. Actualmente es la fiesta del running en nuestra casa y una de la grandes de Europa aún con margen de crecimiento.

Han sido muchos años en los que has participado en la Marató de Barcelona, ¿Qué cambios has visto desde las primeras ediciones?
JF: La evolución ha sido bestial en todos los niveles, desde el cambio de recorrido, pues al principio salíamos de Mataró, acabando en el Estadio Olímpico, al recorrido actual que es mucho más turístico. He observado que el respeto a la distancia ha desaparecido y ahora mucha más gente se atreve con los 42.195 metros, lo que ha hecho que el nivel medio de marcas sea más bajo ahora, pues quizás lo importante es acabarla y el crono importa menos.
Otro de los aspectos que ha evolucionado mucho es la ropa, material y complementos tecnológicos. El corredor popular de ahora se cuida mucho más en todos los aspectos: entrenamiento, nutrición, descanso, medicina deportiva, material… Se ha desarrollado una industria alrededor donde prácticamente todo está bajo control, quizás excesivo, perdiendo un poco la esencia romántica-épica de lo que supone participar en un maratón.
XN: Al principio de los 90, lejos de modas y running, la Maratón la corríamos 3.000 personas. Era más casera, más familiar y la incorporación de debutantes era muy gradual. Actualmente con casi 20.000 se ha abierto a muchos ámbitos de población a los que antes no llegaba. Tiene una participación más internacional y su organización se ha profesionalizado.

¿Qué objetivo tienes para este año?
JF: Me gustaría hacer marca personal. Sería el colofón deseado con la maratón de Barcelona en mi XXV participación consecutiva. Es difícil pero no imposible. Lo intentaré de nuevo, pero los años no perdonan y cada vez cuesta más ir un poco más rápido.
XN: Primero de todo disfrutar-sufrir. Es un binomio indisoluble en esta prueba desde mi criterio. En segundo lugar intentar mantenerme sub 3h, como así ha sido en 20 ediciones.

En tus entrenamientos, ¿hay algún ejercicio que destaques?
JF: Me gustan mucho las series, pues son muy importantes para mejorar la resistencia y la velocidad. En mi caso las hacemos los jueves en las pistas de atletismo de Cornellà con un grupo de 40 corredores de Corredors.cat con nuestro entrenador Jordi Ballesteros. Un ejercicio, complementario a cada entreno de series, es la sesión técnica en donde el grupo hace terapia comentando el entreno acompañados por unas cervezas y bravas. La importancia del grupo y la socialización del corredor de fondo es una parte del entrenamiento invisible muy importante que te ayuda a superar los momentos de duda o desánimo.
XN: Más que un ejercicio destacaría dos tipos de entrenamiento: primero el trabajo del ritmo objetico de maratón y sesiones interválicas controladas, cambios de ritmo y acondicionamiento general con tiradas largas, escaleras y subidas.

¿Qué consejos les das a los corredores que quieran comenzar un maratón?
JF: Que vayan a disfrutar, sin pretensiones de tiempo. Lo importante es que al pasar la línea de meta tengan ganas de hacer otra, señal de que han disfrutado y no han llegado vacíos. Es muy importante frenarse durante la primera mitad, ser prudentes hasta el 35 y tirar con el corazón hasta la meta. Es importante conocerse bien y no marcarse objetivos desorbitados.
XN: Que no tengan prisa. Que es una prueba fantástica pero que se requiere una gran dedicación, muchas ganas y experiencia. Que no quemen demasiadas etapas antes de hora para llegar rápido. Que disfruten del camino y si pueden se pongan en manos de un entrenador de atletismo que conozca bien la distancia.

¿Cuál es tu mayor fuente de motivación para competir año tras año?
JF: Para mí correr es tan importante como dormir o comer. Estoy a punto de acabar mi época de “marquitis”, pues ya tengo 54 años y sé que nunca volveré a hacer los registros de hace 15-20 años en distancias cortas. Me motiva seguir el hecho de compartir afición con un buen grupo de amigos que vamos envejeciendo juntos y disfrutando del correr. También disfruto ayudando haciendo de liebre en muchas carreras donde la experiencia me ayuda a correr a un ritmo determinado casi sin mirar el reloj. Llena mucho que un desconocido te diga con una sonrisa “gracias” después de acabar una carrera con una mochila y una bandera a la espalda.
XN: Mi motivación es bien variada. Me gusta mucho correr en general, no solo carreras o maratones. Me gusta el deporte, la salud y querría seguir sumando ediciones muchos años.

¿Te has marcado alguna cifra concreta o esperas seguir corriendo como una filosofía de vida?
JF: Ahora mismo llevo 54 maratones, curiosamente, las mismas que años tengo. La verdad es que no me he marcado ningún límite. Espero seguir corriendo mientras el cuerpo me lo permita. Las 50 maratones en Barcelona sería un sueño fantástico, eso supondría llegar a la meta con 79 años. Buff…Ya veremos, pero lo intentaremos.
XN: Actualmente con casi 50 años, tengo 49, no me marco una cifra porque correr es mi estilo de vida. No solo en carreras de ruta sino también por montaña. La salud marcará la cifra y las ganas de estar en la línea de salida con los años.

¿Cuál ha sido tu mejor tiempo en un maratón?
JF: El 15 de marzo de 2015 en la Marató de Barcelona 03:07:19.
XN: Fue precisamente en la Marató de Barcelona 2003 con 2h38. Quedé el 21 de la clasificación general con 33 años. Creo que la edad perfecta para un maratoniano. Cuando aún estás muy rápido y tienes la experiencia necesaria en este tipo de prueba.